lunes, diciembre 31, 2007

Nuevo año (2008)

Primero: Dios sí existe. Dios pese a Dios mismo. Inevitablemente. Y tiene ojos, manos, siente amor y misericordia. A veces odio. Existe. Es una imagen esplendente hecha a la medida de tus esperanzas. Ah, la esperanza, río a veces enturbiado, deseo que se posterga. Pero 2008 será todavía mejor que 2007. Y habrá salud porque habrá felicidad y habrá felicidad porque habrá salud. Vasos comunicantes: salud, felicidad, amor. ¿Qué haríamos sin esta trinidad? Naufragar el mar de sombras, ahogarse en las alturas del abismo, ceder a la tentación del fracaso. Mi deseo de bienestar y buenos deseos se extiende más allá de mis manos. Es mis manos. El 2008 será bello como el jilguerillo invisible que canta en mi jardín.

2 comentarios:

Armando Palas dijo...

¿Por qué no actualizas el blog? ¿para qué lo tienes entonces?

Rogelio Guedea dijo...

armando, tienes razón. por eso he puesto manos a la obra, en esta espiral que es vértigo.